Stay Connected

Ahorro, inversión y trading
Cuatro mitos a desmontar del Trading. Charla en TradingBCN

Cuatro mitos a desmontar del Trading. Charla en TradingBCN

El pasado sábado 27 de mayo (2017) di una pequeña charla en el evento “Trading Barcelona”. Mi propósito era “desmotar” alguno de los mitos más repetidos del trading, concretamente:

  1. El mito de la fiabilidad del chartismo.
  2. El mito de la necesidad de aprender un sistema para tener éxito en el trading.
  3. El mito de que el psicotrading es lo más importante.
  4. El mito de que necesitas un Maestro para aprender.

Realmente eso de “desmontar” y de “mitos” es un poco exagerado, lo reconozco, todo tiene matices y todo depende de cómo enfoquemos el asunto. Pero mi intención era provocar, suscitar el debate y el espíritu crítico de los asistentes, ese espíritu que todos deberíamos tener cuando nos embarcamos en un proceso de aprendizaje, y sobre todo en uno tan complejo como el del trading.

De forma resumida, estos fueron mis argumentos:

El mito de la fiabilidad del chartismo.

Mi planteamiento básicamente era (y es) que el análisis chartista (el de la búsqueda de patrones sin más, como si de un mono se tratase) ha sido víctima de una especie de complejo de inferioridad con respecto a otras disciplinas como la macroeconomía o la microeconomía (o análisis fundamental si lo prefieren). En cierta forma similar al que tiene la economía frente a otras ciencias, las puras, como la física o la química, basadas en el método científico y en el empirismo lógico. Lo que Hayek denominó “cientifismo”. Y es que considerar al Mercado como un ente perfectamente previsible y que a través la repetición sistemática de determinados patrones, de supuesta eficacia y sin un cierto razonamiento lógico detrás o marco intelectual de referencia, podemos batirle de forma consistente, es cuanto menos discutible.

Mi opinión es sencillamente que es una falacia. No podemos hablar de fiabilidad de un determinado patrón chartista “per se” porque esa “fiabilidad” dependerá del criterio que adoptemos para medir ese patrón en función de variables como la temporalidad, el activo bajo estudio, las características exactas del patrón a analizar, etc. Cualquier mínima variación en cualquiera de estos criterios y obtendremos resultados completamente diferentes.

Sin extenderme demasiado, a la conclusión que quería llegar es que para ser consistentes hay que buscar estrategias que se asienten en uno de estos dos preceptos (o en los dos):

  1. O bien, que tengamos una estadística irrefutable, sin sesgos ni pareidolias (lo que en Análisis Técnico yo pongo en cuestión).
  2. Y/o bien, que tengamos un fundamento con una cierta lógica que sustente las estrategias que estamos tratando de aplicar.

Sin ellas nuestro subconsciente se revelará y al mínimo drawdown nos volveremos inseguros y desconfiados.

Moraleja: “aprende el enfoque analítico que te de la gana pero que tenga un fundamento y una lógica que lo sustente”-

El mito de la necesidad de aprender un sistema para tener éxito en el trading.

Sistema entendido como el “timming” concreto de nuestras operaciones. En estrecha relación con lo anterior.

El “timming” es, en definitiva, un patrón y por lo tanto tiene todos los inconvenientes mencionados anteriormente. Pero necesitamos uno ¿verdad?, sin unas ciertas normas que nos digan cuando entrar y salir de una operación estaremos perdidos. Pero ojo, porque tener normas está muy bien pero éstas deberían tener siempre un cierto punto de flexibildad y no estar demasiado encorsetadas. No olvidemos que el Mercado cambia, está vivo, la volatilidad no siempre es la misma, los activos no se expresan todos exactamente igual y no todas las personas responden igual a los mismos estímulos.

Pero mi crítica iba dirigida sobre todo a los que buscan el sistema de otra persona cómo la única manera de tener éxito en el trading. Su planteamiento tiene cierta lógica: si me han dicho que necesito tener un sistema, pues aprendo uno  y listo. Pues no. El problema es que todo esto mucho más complejo de lo que parece. Por desgracia no se pueden “empaquetar” unas normas así como así y ofrecerlas como si de una caja de bombones se tratase. Yo no niego que aprender el sistema de otra persona puede tener elementos positivos. Por ejemplo, te permite empezar a caminar con unas ciertas referencias de lo que hay que hacer y lo que no hay que hacer, y poco a poco ir familiarizándote con el Mercado, y eso está bien, no lo pongo en duda, pero mucho cuidado porque al final del camino será responsabilidad de cada uno el definir su propio sistema de trading, entre otras cosas porque mi sistema, el que yo te puedo enseñar a ti, estará aliñado con mis propios sesgos personales y esos sesgos a ti tal vez no te vengan tan bien.

Moraleja: “ no persigas el “timming” concreto de otro operador. Si lo haces que sea para aprender y con miras a ser seguir investigando, poner en cuestión todo lo aprendido y adquirir la responsabilidad de diseñar tus propias estrategias operativas más adelante”.

El mito de que el psicotrading es lo más importante.

Este era el punto que más controversia pensaba que podía provocar. Realmente mi propósito no era hacer una enmienda a la totalidad, sino más bien criticar a los que piensan que esto va de aprender cuatro cosas básicas (un sistemita) y que luego todo es cuestión de “psicotrading”. Pues no, como dije en la charla “el conocimiento le roba terreno a la emoción”. Un ejemplo: ¿os imagináis a Warren Buffett haciendo sesiones de psicotrading y ejercicios de respiración abdominal para controlar la ansiedad antes de comprar o vender una empresa? ¿verdad que no? Pues eso.

El psicotrading es el GAP que existe entre el desconocimiento y el conocimiento. A más conocimiento, menos campo de improvisación le damos a nuestra amígdala.

Warren Buffett puede ser lo más cercano a ese conocimiento absoluto sobre algo concreto, en su caso las empresas que compra y vende. Mientras nosotros estamos jugando a ser gurús del trading y hablamos de la importancia del psicotrading, Buffett probablemente está en su casa leyendo balances de empresas. “Menos samba e mais trabalhar”, como dijo el gran filósofo Bebeto.

El problema, obviamente, es que en trading siempre hay un terreno (y un terreno muy importante) de incertidumbres. No olvidemos que sólo observamos cuatro inputs de información cuando miramos un gráfico: máximo, mínimo, apertura, cierre y volumen; y pretender que estas cuatro variables representen de forma fidedigna toda la información que afecta a los Mercados Financieros es bastante infantil (sesgo de la representación). Por lo tanto, alcanzar el máximo grado de  certidumbre es una utopía, pero siempre hay campo para seguir aprendiendo y estrechar ese GAP lo máximo posible.  El resto: psicotrading.

El mito de la necesidad de tener un Maestro para aprender a hacer trading.

No existe una manera óptima de aprender igual para todo el mundo. Pretender que nuestras preferencias personales en cuanto al aprendizaje sean más objetivas que las del resto, es de una arrogancia digna de planificador central bolivariano desfasado. Yo odiaba cuando algún profesor me decía que no tomase apuntes mientras él hablaban, que le prestase atención, me decía. Pues bien, se equivocaba. No sabía que yo retengo mucho mejor la información cuando tomo notas en un bloc de papel.

Con esto quiero decir que perfectamente una persona puede sentirse bien al lado de alguien que le que acompañe en su proceso de aprendizaje. Ahora bien, mucho ojo porque en muchos de esos casos, detrás de esa demanda se esconde una necesidad de descargar la responsabilidad sobre el desempeño de tu trading en el Maestro y también de sentirse aprobado por él. Y mucho ojo también porque cuando alguien te insista en que para aprender a hacer buen trading es imprescindible tener un buen Maestro, mira a ver antes si ese alguien se esta ofreciendo como Maestro. Igual eso te ayuda a contextualizar. 

En resumen: Sean pragmáticos, no se dejen influenciar por nadie que le asegure un único camino hacia un determinado objetivo, ni siquiera por mis palabras. Evite tomar decisiones por ganas de pertener a una determinada tribu. Sea inteligente, tenga personalidad y aprenda como su instinto le dicte. Hay personas que son autodidactas por naturaleza, otras que necesitan (o necesitamos) un poco más de atención y ayuda, y otros que nunca aprenderán.

Cuando ya pensábamos que habíamos dejado atrás a los buscadores de Santos Griales, ahora va y vienen los buscadores de Maestros (o gurús) Santos Griales.

Por cierto, a mi particularmente la palabra “Maestro” que siempre me pareció bastante bonita y respetuosa, cada vez me gusta menos, al igual que la palabra “trading”. Ambas se ha devaluado demasiado en los últimos tiempos. Parafraseando a la Faraona, a Lola Flores, “a mi, si me queréis, no me llaméis ni Maestro ni Trader”. Ese privilegio se lo dejo a otros.

To discuss.

Comments Off

Curso Online Wyckoff

Sobre mi

Autor de "El método Wyckoff" (PROFIT editorial). Business Administration ( Anglia Polytechnic University). Master en Análisis Bursátil, Inversiones Financieras y Valoración de empresas (Universidad de Sevilla). Especialización en Banca Privada y Asesoramiento Financiero, Experto en Gestión de Carteras (IEB). Asesor EFPA. Profesor en el Experto en Bolsa y Mercados (Universidad de Alicante). Fundador y coordinador de precioyvolumen.com.

Instagram Feed

Categories

×